El 19 de noviembre, en Bogotá, Colombia,  se llevó a cabo la pre-asamblea regional latinoamericana de la Campaña Mundial por la Educación (CME), que celebrará su IV Asamblea mundial a fines de febrero del 2011. A la pre-asamblea asistieron 11 coaliciones nacionales, entre ellas, la CPDE, además de dos redes latinoamericanas, CEAAL y  ALER; agencias internacionales como Action Aid y Ayuda en Acción España; funcionarios del Secretariado de la CME e invitados de la región árabe y asiática. La pre-asamblea fue conducida por Judith Flick, del Secretariado de la CME, y Camilla Croso, Secretaria General de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación, CLADE, y Vice-presidenta de la CME.

Uno de los propósitos de la pre-asamblea fue emitir opinión sobre el logro de los tres objetivos estratégicos que se planteó la CME en la asamblea mundial del 2008. Las SAM de los últimos años se consideran un éxito expresado en los 18 millones de adherentes a nivel mundial a la campaña 1 Gol. Sin embargo, los objetivos referentes a cambios en políticas, incremento de presupuestos nacionales de educación, los aportes prometidos por los países del Grupo 8 (los más ricos) y las agencias  internacionales se han logrado solo parcialmente.

El segundo propósito fue analizar la propuesta de tres nuevos objetivos estratégicos de la CME para el periodo 2011-2014. Estos fueron ampliamente discutidos por las coaliciones latinoamericanas, hasta llegar a acuerdos sobre las modificaciones que el Secretariado de la CME deberá considerar en la versión final de la propuesta que será presentada en la asamblea mundial. 

Un  tercer propósito fue concordar en las mociones que la región latinoamericana llevará a la asamblea mundial y cuya versión final daremos a conocer próximamente.

La pre-asamblea permitió reafirmar la identificación de las coaliciones latinoamericanas con la Campaña Mundial y concordar en una posición regional que llevará la CLADE a la asamblea mundial, la cual postula una postura más política de parte de la CME, con demandas que vayan más allá de las metas de Dakar y se ubiquen en el marco del derecho humano a la educación.

Leave a Reply