Corina Castillo comparte con nosotros sobre su maestra más querida: Hilda Aguirre

Cada vez que dicto un taller o escucho la palabra Maestra, pues recuerdo a mi profesora Hilda Aguirre. Yo tenía 14 años cuando lleve su curso de Historia del Perú. Con ella pude conocer el coraje, la crítica, la valentía y sobre todo la pasión por ser mujer. Nos contaba la historia del Perú transformándolos en relatos maravillosos. Yo le tenía respeto y un poco de temor, la poca costumbre de conocer a una mujer tan empoderada, eso da miedo, pues no estamos acostumbradas, hasta que anime a preguntarle por qué siempre parecía enojada; ella sonriendo me dijo: -Pasa que cuando una mujer crítica y cuestiona se establece esa asociación, pero no es enojo, es ira al ver la pasividad en ustedes, por eso deben estudiar, leer de todo y sobre todo no creer en nada, porque la duda conduce al conocimiento. Años después, cuando leí a Emma Goldman entendí perfectamente a mi querida  profa Hilda. Han pasado más de 25 años y la sigo llevando en mi corazón, en mi mente y en mis ganas de empuje.

Grande Profa Hilda!

Leave a Reply