Compartimos el artículo de opinión de Eduardo Vega, Defensor del Pueblo, titulado Educación Intercultural Bilingüe. Carácter plural. Fuente http://www.digeibir.gob.pe/articulos/educaci%C3%B3n-intercultural-biling%C3%BCe-car%C3%A1cter-plural

Eduardo Vega D.P

Eduardo Vega. Defensor del Pueblo

Por: 

 Eduardo Vega *

Los resultados de la prueba internacional PISA evidencian la difícil situación en la que se encuentra la educación en nuestro país. Esto exige una reforma integral de la educación que incluya la mejor preparación de los docentes, el aumento de las horas de clases, una modernización de la infraestructura escolar y eficiencia en el gasto presupuestal.

Todo ello es urgente para contar con una moderna gestión educativa y de calidad. En ese contexto debe priorizarse la educación que reciben los niños, niñas y adolescentes indígenas. Las décadas de exclusión de la educación intercultural bilingüe (EIB) han propiciado profundas desigualdades educativas. Así, tenemos que muchos indígenas no pueden leer y escribir correctamente en castellano o en su lengua originaria.

El Ministerio de Educación, en los últimos dos años, ha buscado revertir esta situación de abandono mediante la implementación de la EIB. Su fundamento es contundente: si un estudiante no entiende la lengua de su profesor o este no entiende la lengua de su estudiante, no hay educación posible. Su objetivo es claro: valorar la identidad cultural indígena y aprender de forma simultánea en su lengua originaria y en castellano. Así, los estudiantes podrán comprender y desenvolverse mejor en otros contextos culturales del Perú y del mundo.

Como señala la Defensoría del Pueblo en el Informe 163, «Avances y desafíos en la implementación de la política de la educación intercultural bilingüe 2012-2013», hay algunos logros en la gestión educativa de la EIB: se han destinado más recursos presupuestales, existen más docentes capacitados, el número de jóvenes que siguen las carreras de EIB ha aumentado, los espacios de diálogo y consulta entre el Estado y pueblos indígenas se han restablecido con la Comisión Nacional de Educación Intercultural Bilingüe y la Mesa Técnica de la EIB. Además, se han elaborado y dsitribuido más de un millón de nuevos materiales educativos de EIB y se cuenta con una propuesta pedagógica para orientar la planificación y ejecución de las actividades de aprendizaje de la EIB en el aula.

Estos avances deben ser fortalecidos. No debemos volver al discurso signado por una tradición educativa monocultural que pone en duda la utilizad de preservar y promover las lenguas originarias y las diversas manifestaciones culturales de nuestro país.

Sin duda, aún falta mucho para que los indígenas tengan una enseñanza de calidad y con niveles óptimos de aprendizaje. Se necesitan más profesores y mejor capacitados. La EIB no es una concepción romántica de la diversidad, es un derecho constitucional que responde a la sociedad plural en la que vivimos y a la reivindicación de los pueblos indígenas de usar sus lenguas originarias en la educación. Existe un millón de niños que hablan quechua, aimara, awajún, capanahua, cashinahua, harakmbut, kukama-kukamiria, maijuna, secoya, yine u otra de las 47 lenguas indígenas de nuestro país. Ellos tienen derecho a que el Estado asegure y promueva su desarrollo integral sobre la base del respeto a su identidad cultural.

Se trata, en buena cuenta, de fortalecer el carácter plural de nuestra sociedad mediante un compromiso serio con la educación intercultural bilingüe que contribuya a derribar los muros de la desigualdad, del desconocimiento y de la discriminación.

* Eduardo Vega es defensor del Pueblo (e)

Publicado en el diario El Comercio (30 de diciembre de 2013)

 

 

Leave a Reply