Privatización en silencio

Escrito por admin. Posteado en Artículo de Opinión, Campañas, Conferencias, Conversatorios, CPDE, Diarios, Educación, Educación Inclusiva, Educación Intercultural Bilingüe, Educación Rural, Encuentros, Maestros, MINEDU, Niños y Adolescentes, Noticias, Online, Prensa, Primera Infancia, Publicaciones, Radio, Socios CPDE

teresa-tovar-samanez-240x225La Comisión de Educación del Congreso ha aprobado un dictamen para modificar la Ley Universitaria (proyecto de V. Quesquén) que busca dejar sin regulación la educación superior y destrabar el crecimiento de la educación-negocio. Esto se da en el marco de una tendencia general de privatización en todos los niveles educativos, ante la cual la Campaña Mundial por el Derecho a la Educación ha emitido un informe: Beneficios privados, pérdidas públicas, que desnuda sus nefastas consecuencias: baja calidad y mayor desigualdad.

La privatización de la educación ocurre de diversas formas. El caso extremo es Chile con el sistema más privatizado de la OCDE y el más segregado (después de Perú) de los 65 países que participan en las pruebas PISA. Opera vía subvención pública a la educación privada y hoy la matrícula privada en Chile es 60%, el triple del promedio en OCDE. En 20 años se ha invertido el cuadro y la educación pública se ha convertido en el apéndice precario de un sistema educativo que gira en torno al lucro, pese a la prohibición formal de este por el gobierno de Bachelet. El 70% de los estudiantes de las escuelas públicas municipales son pobres y fracasan en PISA, en contraste con el 76% de estudiantes de mayores ingresos de las privadas, que funcionan sin regulación.

En Perú la privatización va por otro camino. El Ministerio no la direcciona directamente ya que no hay subvención pública de colegios privados ni concesión de colegios públicos. Ocurre como “privatización por defecto” (Balarín), gracias al abandono de la educación pública simultáneo al abrepuertas indiscriminado a la inversión privada. Tiene respaldo en la Constitución fujimorista 1993 y el DL 882 y está creciendo en silencio y con disimulo. Hoy el 27% de la matrícula nacional y el 50% de la matrícula en Lima son privadas.

Los sectores pobres huyen del descalabro de la educación pública y optan por colegios de 50 y 100 soles de pensión que los estafan vendiéndoles una ilusión de éxito y les expropian el derecho a tener una educación gratuita y de calidad. A nivel superior aparece el financiamiento de universidades privadas a través de Becas y Crédito Educativo para estudiantes de bajos ingresos, y se da carta blanca a la gestión privada de Institutos. El crédito suple la oferta gratuita y hoy los universitarios ya no se acuerdan que tenían ese derecho.

Ante ello, la regulación de la oferta privada es una medida necesaria pero defensiva. Agarrar el toro por las astas y frenar la tendencia solo es posible fortaleciendo decididamente la educación pública: a) Más recursos PUBLICOS para la educación PÚBLICA. No basta aumentar el porcentaje del PBI porque se puede mal usar para fines privados. B) Revaloración docente inmediata (no para el 2018) incluyendo salarios. c) Eliminación del lucro en educación y d) Reforma tributaria que revierta la desigualdad y segregación.

Escrito por Teresa Tovar

Fuente: http://diariouno.pe/

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario